Loading

Aitutaki: El mejor viaje de novios posible

Aitutaki: El mejor viaje de novios posible

AITUTAKI: UN PARAÍSO EN LA POLINESIA


Hola a todos, para muchos Aitutaki es un lugar desconocido, el cual no sabría la mayoría ni siquiera situar en un continente concreto. Normalmente la gente suele estar acostumbrada a destinos impuestos por las grandes mayoristas de viajes y la gran mayoría acaba en lugares masificados como Tailandia, Riviera Maya o Maldivas. Continuad leyendo porque hoy os voy a proponer un destino especial, fuera de las grandes líneas comerciales, una isla casi virgen y muy poco explotada comercialmente; en resumen un verdadero paraíso terrenal solo para aquellos aventureros que no teman el avión, aunque el esfuerzo os aseguro vale sobradamente la pena.

Aitutaki es en realidad una isla perteneciente al archipielago de las islas Cook (en honor al capitán Cook) que a su vez forma parte de la Polinesia Neozelandesa. Como podéis imaginar está totalmente en las antípodas de España y a más de 25 horas de vuelo de nuestro país y a algo más de 18000 km (casi 40000km entre ida y vuelta). Pero no desesperéis que voy a contaros como organizarlo para poder disfrutar lo máximo posible con el viaje y no desfallecer.
Simplemente la visión del atolón desde el cielo paraliza la respiración, unas aguas de perfecto azul turquesa rodeadas de un arrecife y el mar azul cobalto. Una pequeña isla de arena blanca en un circulo de azul mágico que nos relajará nada más verlo y a algunos, como el caso de mi mujer, le saltarán hasta las lagrimas.

Desde España tenemos dos posibilidades para viajar hasta la isla. Podemos viajar vía EE.UU o podemos viajar por el sudeste asiático vía Hong Kong o Singapur. Nosotros como ya habíamos estado en un par de ocasiones en el sudeste asiático decidimos ir vía EE.UU. A todo esto mi mujer desconocía totalmente el destino al que nos dirigíamos ya que era un viaje sorpresa por nuestro segundo aniversario de boda. El recorrido que tomamos fue Valencia- Paris (Charles de Gaulle)-Los Ángeles-Rarotonga- Aitutaki para la ida y Aitutaki-Rarotonga-Los Ángeles-Amsterdam-Valencia para la vuelta. Decidí hacer una escala de dos días a la ida en los Ángeles para conocer la ciudad y descansar un poco del vuelo y lo mismo a la vuelta pero un día solamente. Recordad que ya que se realiza escala en EE.UU (aunque solamente sea en tránsito de aeropuerto) es necesario tener en regla el pasaporte con una fecha de caducidad mayor a 6 meses y rellenar el ESTA un par de meses antes. Para las islas Cook con tener el pasaporte con una fecha de caducidad superior a 6 meses es suficiente. A continuación paso a detallar los trayectos con las horas y costes aproximados:

Salida desde Valencia (VLC) a París  (CDG-Aeropuerto Charles de Gaulle) Salida 6:00 a.m y llegada a París 8:20. Duración del vuelo 2h 20minutos

Espera de 2h

Salida desde París Charles de Gaulle a las 10:25h y llegada a Los Ángeles (LAX) a las 13:05h. Duración del vuelo 11h 45m con la compañía Air France en Airbus A380

El coste de los dos vuelos a fecha 9 de marzo de 2017 ascendió a 1120,57 contando con los vuelos de retorno. (560 euros por pasajero)

Dado lo cansado del vuelo y que los vuelos de los Ángeles con destino Aitutaki solamente operan los sábados, decidimos hacer una escala de dos días en los Ángeles y ver los principales lugares de la ciudad, incluso nos dió tiempo suficiente para poder visitar los estudios de la Warner a las afueras de Los Ángeles

Para no ir con prisas alquilamos habitación en un motel típico americano en las cercanías del aeropuerto (Travelodge LAX South/El segundo) con un coste de 151 euros las dos noches. Asimismo alquilamos un coche para poder desplazarnos más fácilmente a los lugares, aunque de inmediato pasamos a sufrir el intenso y agobiante tráfico de los Ángeles, según comentan, el peor de Estados Unidos.

Además de los estudios de la Warner nos dió tiempo a visitar las distintas zonas costeras (Venice Beach, Santa Mónica, Malibú y recorrer Downtown Los Ángeles, Observatorio Griffith, Paseo de la fama, etc…) El coche nos costó aproximadamente unos 45-50 euros por día.

La impresión que tenemos es que pese a ser solamente dos días se nos quedaron pocas cosas por ver y en caso de volver intentaríamos desplazarnos a otras ciudades cercanas.

Seguidamente tomamos vuelo operado por Air New Zealand con dirección Rarotonga (la isla principal del archipiélago de las islas Cook). El vuelo (Boenig 777) despegó de los Ángeles a las 10:45pm y tras 9h 45m de vuelo llegamos a la isla de Rarotonga a las 6:30 a.m. El vuelo fue placentero ya que además íbamos los dos solos en una fila de tres asientos. La estabilidad de estos dos vuelos nos llamo la atención ya que no pillamos ni una sola turbulencia en más de 20 horas de vuelo. El coste de estos vuelos con seguro de cancelación incluido fue de 600 euros/pasajero incluyendo los vuelos de vuelta.

Nada más llegar a Rarotonga ya nos dió la sensación de estar en una realidad totalmente distinta a la que estamos acostumbrados, además estaba amaneciendo cuando llegamos a la isla y nada más bajar del avión nos fuimos a la playa y a desayunar algo durante las 9 horas de espera que teníamos hasta coger el vuelo hacia Aitutaki. Hasta este momento mi esposa seguía desconociendo totalmente el destino final al cual nos dirigíamos pero ya se encontraba bastante sorprendida por estar debajo de Australia ya que pensaba que íbamos solamente a Los Ángeles.

La sensación de humedad al bajar del avión es increíble y al poco de amanecer el grado de incidencia solar es increíble. Nunca me ha quemado tanto el sol incluso con camiseta y los próximos días lo sufriríamos hasta extremos insospechados. Tras un largo rato de espera durante más de ocho horas en las proximidades del aeropuerto y después de comernos nuestra primera Ika Mata (ensalada típica de atún crudo y salsa de coco) tomamos la avioneta (marca Volvo, nos sorprendió) que nos llevó a Aitutaki. El coste de nuestros dos billetes fue de aproximadamente unos 600 euros (300 por pasajero incluyendo el vuelo de retorno). En comparación bastante más caro que los vuelos “grandes” teniendo en cuenta que el trayecto tiene solamente una duración de 50 minutos. Situé a mi esposa en un asiento en el lado izquierdo del avión para que no se perdiera las vistas en la aproximación a la isla (jeje hasta ese punto había planificado la sorpresa mirando el trayecto de entrada del avión al aeropuerto en google maps).

La primera impresión de la isla es cautivadora, con un clima cálido allá donde miremos solamente vemos verde y playas infinitas de arena blanca y agua transparente. Da la sensación que la isla se encuentre anclada en el tiempo como si hubiéramos retrocedido dos o tres décadas, con esa belleza melancólica de un pasado virgen e inexplotado.

Llama la atención el circular por sus carreteras, algunas asfaltadas y otras de tierra y contemplar a lado y lado jardines y selvas salpicados por casas de una sola planta y gran cantidad de aves y cangrejos. En la isla no existen perros ya que murieron todos algunas décadas atrás a causa de una plaga de sarna, pero su lugar lo han tomado los gatos y los gallos silvestres, los cuales rivalizan por el territorio.

La mejor manera de desplazarse por la isla es alquilando un ciclomotor, en nuestro caso lo alquilamos en Rino’s rentals y dos semanas nos costaron aproximadamente unos 150 euros, gasolina aparte. En gasolina veníamos a gastar aproximadamente unos 20 euros cada 2 o 3 días, pero también es verdad que pasábamos el día recorriendo la isla de punta a punta.

El alojamiento (aunque a priori parecía un poco arriesgado por la lejanía del destino) lo busqué a través de Airbnb y fue uno de los mayores aciertos de todo el viaje. La casa se llamaba Petero’s Place y es un conjunto de 4 bungalows independientes en una zona tranquila de la isla y a escasos 20 metros de la playa y a 4 minutos en moto del centro de la isla. La dueña Mat es una persona atenta y encantadora que nos atendió como una perfecta anfitriona durante toda nuestra estancia e incluso nos obsequió con algunos de los manjares típicos de la islas. Sólo tenemos palabras de agradecimiento hacia ella y su marido Aukino ya que no nos falto de nada y nos aconsejaron en todo momento de cuáles podían ser los mejores planes a realizar en nuestra permanencia en la isla. Respecto al precio de alquiler de la casa por noche salía aproximadamente a unos 70 euros aunque al estar 15 días nos ajustó un poco el precio. Podéis encontrar más info de la casa en: https://www.peterosplace.com/ o en https://www.facebook.com/PeterosPlaceAitutaki/

Aquí podéis ver un vídeo desde el aeropuerto hasta la casa de la playa:

A ello hay que añadir que la puesta de sol delante de la casa es apoteósica y sin duda es la mejor que he contemplado en mi vida, y muy probablemente la mejor que contemplaré jamás.

La casa tenía todas las comodidades, teniendo en cuenta el intenso calor que hace en marzo en la isla. En comparación con Valencia, donde normalmente en esa fecha el índice de radiación ultravioleta es 1 ó 2, teníamos un índice UV extremo de 11. Al segundo día estábamos totalmente quemados y untados todo el día con crema hidratante y protectora de factor 50 y aún así nos vimos obligados a bañarnos con camiseta para evitar males mayores. El agua se encuentra a una temperatura ideal y la transparencia de la misma parece irreal. Las playas se encuentran plagadas de pepinos de mar que se encargan de filtrar el agua y son los causantes de la transparencia de la misma. No os asustéis que no hacen nada y pisé bastantes sin ningún problema. No es raro ver alguna tortuga nadando si nos adentramos en la laguna y podemos ver coral desde 5 metros a partir de la orilla. Las mejores playas de la isla se encuentran en la zona norte cerca de donde acaba la pista de aterrizaje y en la zona de Ootu Beach. La Zona oeste de la isla es bastante más complicada para bañarse ya que el fondo es más fangoso que arenoso.

Para mantenerse comunicado hay que comprar tarjetas de wifi, que nos dan acceso a datos (aproximadamente unos 10-15 euros por 1,5 Gb). Gastamos un par de bonos la primera semana y luego nos olvidamos del móvil y nos dedicamos a disfrutar de este paraíso.

En nuestra vivienda teníamos cocina por lo que íbamos todos los días a comprar a las distintas tiendas que habían repartidas a lo largo de toda la isla. El agua la obteníamos de un deposito cerca de la vivienda ya que el agua del grifo no es apta para el consumo humano.

Es interesante llevar algún repelente de mosquitos potente ya que hay bastantes (incluso de día en zonas de sombra) pero no son de la variedad mosquito tigre, por lo que sus picaduras son menos virulentas.

El tipo de enchufes es el australiano/tailandés, con palas planas pero anguladas, con un adaptador multiuso para varios países no debe haber problema.

La oferta comercial de la isla es la siguiente:

Tienda Neibaa: está en el centro/este de la isla, en la parte alta de la misma, es una de las tiendas que más frecuentamos ya que no se encontraba en la carretera principal de Arutanga y por tanto los precios eran algo más económicos. Buen surtido y también tiene bar para comer algo.

Cajero de ANZ próximo al aeropuerto. Junto al cajero hay un bar-hamburguesería y una tienda de ropa y suvenires

Gasolinera (desde el aeropuerto en dirección Arutanga). Además de esta hay otra en el pueblo junto al puerto y una tercera en el centro/este de la isla

En la zona donde se encuentra la gasolinera podemos encontrar algunos comercios más:

Videoclub y ferretería JUDAN

Supermercado Aquila. No lo recomiendo, fuí el primer día y nos cobraron un impuesto extra aparte del precio y la dueña de nuestra casa nos comentó que el impuesto ya va incluido en el precio. No volvimos a ir en toda nuestra estancia

Supermercado Spider. Tienen un poco de todo, desde comida hasta congelados y cosas de ferretería

Supermercado Heineken. Tiene un poco de todo a precio asequible y bastante variedad de vinos, cervezas y otras bebidas. Es aconsejable comprar pan por las mañanas y los días que haya porque no todos los días hay suministro continuo

Frutería Payless Store. Sobre todo tienen bastante variedad en fruta y verdura

Aitutaki Café. Terraza chillout con variedad de te, café y todo tipo de helados de hielo

Supermercado y tienda de suvenires Maina Superstore. Justo en el centro de Arutanga, tiene un amplio abánico de productos, algo más caro que el resto por su situación céntrica. Un buen lugar para comprar algún recuerdo de nuestra visita

Hamburguesería y Fish and chips. Justo frente al anterior, no llegamos a probarlo.

Bar Fish and chip shop. Otro bar que no llegamos a probar. Justo antes de entrar a Arutanga desde el aeropuerto.

Supermercado Baxter World. Amplio surtido. Gran cantidad de zumos y congelados y precios asequibles. Se encuentra por el centro de la isla cerca del colegio y el hospital

Oficina de turismo. Junto al puerto y la tienda Bluesky

Otra cafetería que también es agradable es el Koru Café. Cerca del aeropuerto en Ootu Beach. Buenos resfrescos y sandwiches. Lo siento, se me olvidó hacer foto.

Tienda de venta de perlas negras TxS Artwork. La regenta un matrimonio inglés. Mejor precio que en las tiendas del pueblo y muy buena calidad. Dos pares de pendientes costaron unos 100 euros

Fuimos a comer a varios sitios todos ellos de excelente calidad:

Aitutaki Lagoon Resort & Spa. Un entorno incomparable, comida deliciosa pero de precio elevado, también disponen de combinados y batidos

Cafetería Are Umu y Fish Club. Junto al puerto. Comimos una hamburguesa, unos fish and chips y dos cervezas por un precio bastante asequible. Cada hamburguesa son unos 4 euros, los fish and chips 5 euros y las cervezas 3 euros

Restaurante Tupuna. Nos lo recomendó Mat y la verdad es que estaba todo buenísimo, pedimos carne y pescado para probar y no sabría decir qué estaba mejor porque era todo delicioso. Se encuentra en el centro de la isla, cerca del hospital. Recomiendo ir de noche ya que el jardín iluminado es muy romántico. Sin duda un lugar al que no se puede faltar.


NZ Sirloin Steak – Solomillo con gambas y crema de champiñones. 25 euros aprox


Rissoto tuna. Atún con arroz, gambas y crema al pesto aproximadamente 22 euros

Restaurante – Bar – Karaoke. Boatshed Bar and Grill. Precioso de noche, fuimos a tomar unas copas y unos refrescos y acabamos en el karaoke

Restaurante Aitutaki Escape. Cenamos aquí la última noche antes de marcharnos. No es barato pero realmente es espectacular la comida. Comimos el mejor carpaccio de atún rojo que he comido en mi vida


Carpaccio de atún rojo. Exquisito


Tallarines con gambas de un tamaño considerable y abundantes

Restaurante Tamanu Beach – Cena con espectáculo y Resort. Ideal para pasar una noche en sus cabañas, cenar un menú degustación en su buffet y asistir a uno de sus espectáculos de danza y fuego. Haciendo noche sale por aproximadamente unos 350 euros todo incluido y en caso de solo ir a la cena y espectáculo sería unos 120 euros por pareja

Igualmente no debéis desperdiciar la ocasión de parar la moto por la noche en cualquier lugar y dedicar algunos minutos a contemplar el cielo, ya que al no haber ningún tipo de contaminación lumínica, la visibilidad es impresionante. Es una experiencia digna de recordar, viéndose perfectamente y a simple vista la inmensidad de la vía láctea. Realmente es una visión que te deja sin aliento.

Si os gusta bucear y tenéis el permiso correspondiente os recomiendo encarecidamente visitar Bubbles Below y preguntar a ONU (Tortuga) por inmersiones fuera del arrecife. A mi me costaron 4 inmersiones 350 euros y me regalaron una camiseta. Las inmersiones se realizan saliendo con una lancha fuera del arrecife e incluyen todo el equipo necesario. Vi verdaderas maravillas en los acantilados submarinos y en la barrera de coral y pude nadar junto a tortugas marinas y tiburones zorro. En breve colgaré un vídeo de las inmersiones.

Tortuga marina

Otra excursión interesante es adentrarse en barco por la laguna y visitar los distintos motus (pequeñas islitas dentro de la laguna) No debéis perderos la visita a one foot island y su oficina de correo desde la cual podréis enviar una postal a vuestro domicilio y os puedo confirmar que después de 20 días nos llegó sin problemas (cuesta 3 euros por postal con el cuño de One Foot). One Foot island es una isla impresionante, la arena es tan blanca y el agua es tan transparente que parece que no haya agua. Eso sí llevaos protección solar a litros. Nosotros realizamos la excursión con Aitutaki Adventures y cogimos el barco frente a nuestra casa. Creo recordar que los dos billetes nos costaron 60 euros e incluían la comida en una de las islitas. Se recorren, Honeymoon Island, One Foot island y algunas más, además de hacer inmersiones con snorkel. Esta excursión sin duda es imprescindible.

One foot island
Barco de Aitutaki adventures

Los domingos podéis asistir a una misa en la iglesia principal de Arutanga, resulta curioso ya que son ceremonias muy vistosas donde van con las vestimentas típicas de la isla y entonan muchas canciones. A lo largo de toda la isla hay muchas iglesias de incluso cinco religiones distintas. La católica en la cual ofician misa el domingo se encuentra en Arutanga junto al puerto.

Es totalmente aconsejable subir a la colina Maungapu (124m) desde la orilla oeste de la isla y descender paseando por la orilla este, bordeando la isla cerca del aeropuerto y contemplando los bellos paisajes del arrecife desde arriba. Disfrutamos viendo cómo corren los cangrejos por la tarde cuando la marea esta baja

Sin duda, y más teniendo un ciclomotor para desplazarse por la isla, son muchos los lugares que se pueden disfrutar y los paisajes que se pueden contemplar son irreales por su belleza. La isla nos aporta una sensación de relax y tranquilidad muy difícil de hallar en el mundo moderno. Poseemos todas las facilidades que podamos desear pero en un entorno completamente virgen e inexplotado turísticamente.

Estos son los lugares que visitamos nosotros, sin duda hay más opciones y más proveedores que estoy seguro que también ofrecen un buen servicio. Pudimos comprobar de primera mano que la atención era totalmente satisfactoria.

Todo lo bueno llega a su fin y no hay mejor manera de abandonar la isla que con la fantástica estampa de la isla rodeada de sus aguas transparentes envueltas por el océano azul intenso. Simplemente con esa visión el único deseo es poder regresar en alguna ocasión a este paraíso.

A la vuelta, en nuestra estancia en Rarotonga comimos en un bonito y pintoresco restaurante de la costa, el Trader Jack’s (dos menús nos costaron aproximadamente 35 euros). También pudimos recorrer la zona de tiendas de Avarua y comprar algunos recuerdos.

Aprovechamos las horas de espera para poder visitar a unos españoles que tenían una casa de alquiler en la zona (kairevabeachhouse.com), Robert y Susanna que nos brindaron su hospitalidad.

Tuvimos tiempo suficiente para poder disfrutar de las pristinas aguas de Black Rock cerca del aeropuerto. Un sitio totalmente recomendable y tranquilo

Y en este punto también debo agradecer la extrema paciencia y generosidad de Aukino Tairea, esposo de Mat, que en todo momento estuvo pendiente de nosotros, guardándonos las maletas y ofreciéndonos su casa y su baño para ducharnos después de la playa y llevándonos al aeropuerto más tarde. Tanto Eva como un servidor no tenemos más que palabras de gratitud hacia Mat y Aukino por su bondad y cariño y volveríamos a contar con ellos si volviéramos una y mil veces.

Tomamos el vuelo desde Rarotonga y a la llegada a los Ángeles, con el tiempo justo por la demora de los controles fronterizos, asistimos a un partido de la NBA e hicimos noche cerca del aeropuerto en otro motel (Super 8 Los Ángeles) que parecía sacado de la típica película americana. Aproximadamente 100 euros la noche en el hotel y 180 euros dos entradas para el partido

Por la noche aún nos dio tipo a acercarnos a cenar a Malibú y coger fuerzas para las largas horas de avión del día siguiente

El vuelo de vuelta desde Los Ángeles hacia Valencia hizo escala en Amsterdam en lugar de París, y 38000 km después volvíamos a estar en casa con recuerdos e imágenes en la retina que jamás podremos olvidar. Sin duda no es un viaje para hacer todo los años, pero puedo asegurar que posiblemente para quien lo haga sea el viaje de su vida.  Si vuestro presupuesto se encuentra entre 6000 y 10000 euros no lo dudéis esta isla vale la pena 100.000 veces más que Maldivas, Tailandia, Cancún, Mauricio o algo similar. Si alguien se anima a realizarlo y tiene alguna duda sin problema estaremos encantados de ayudaros.

Sin más, un saludo

Atentamente

Vicente y Eva

Share:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.