Corría la primavera de 1898, concretamente el 28 de Mayo, cuando durante una exhibición en la Catedral de Turín el arzobispo Riccardi encarga fotografiar la reliquia al fotógrafo aficionado Secondo Pia. Dos focos de mil vatios iluminan la huella, que el ojo no distingue sino a dos metros de...